¿Cómo se reparte un piso o casa en una separación?

¿Cómo se reparte un piso o casa en una separación?

¿Estás en una separación matrimonial y tenéis una vivienda a medias? ¿Estás buscando información acerca de cómo llevar a cabo la venta de la vivienda familiar tras un divorcio? Pues bien, a continuación vamos a hablarte sobre todos los aspectos que debes tener en cuenta para llevarlo a cabo de la mejor forma.

El hogar familiar es la mayor fuente de disputas durante una separación o divorcio en España. Muchas parejas casadas no tienen en cuenta un acuerdo prematrimonial o cómo funcionan las leyes de familia cuando se plantean los requisitos para comprar un piso en Barcelona por primera vez.

En la difícil situación de averiguar cómo repartir los bienes en un divorcio y la posible venta de la vivienda familiar tras el divorcio, conviene saber que hay una forma fácil y otra difícil:

– De mutuo acuerdo: mediante un acuerdo de mutuo consentimiento o convenio, ambas partes se ponen de acuerdo en la disolución del matrimonio, lo que incluye la división de los bienes y las responsabilidades parentales.

– Divorcio contencioso: cuando no hay acuerdo, puede pasar cualquier cosa. Los resultados van desde que el propietario original pueda usar, alquilar y vender su inmueble hasta que se venda en subasta pública con las ganancias divididas al 50%. El resultado depende de una serie de factores situacionales, así como de la comunidad autónoma en la que se resida en España.

La inclusión de los hijos en un caso de divorcio en España complica mucho las cosas. En la mayoría de los casos, la custodia de los hijos se concede a la madre o es compartida. Por lo tanto, en la mayoría de los casos el derecho de uso de una vivienda se concede a la madre, independientemente de quién sea el legítimo propietario.

En este artículo analizaremos cómo repartir los bienes en un divorcio de mutuo acuerdo, el divorcio contencioso y cómo se desarrolla dependiendo del lugar de residencia.

Los dos tipos de divorcio y separación en España

A continuación vamos a profundizar en cómo dividir los bienes en un divorcio España de mutuo acuerdo o en un divorcio contencioso.

Consentimiento mutuo

Cuando ambas partes están de acuerdo en la disolución del matrimonio, pueden firmar un convenio ante un notario público. El convenio incluye detalles de todo lo relativo al matrimonio:

– Cómo se van a separar los bienes.

– La responsabilidad de los padres.

– La manutención de los hijos.

– La manutención de los cónyuges .

– Cualquier otro aspecto financiero (por ejemplo, acciones, bonos, cuentas de jubilación, pensiones, intereses comerciales, coches, etc.)

El acuerdo de divorcio deberá ser aprobado por un juez.

En muchos casos de divorcio, una de las partes acepta voluntariamente alejarse. Este es el método más fácil cuando se considera cómo dividir los bienes en un caso de divorcio. Sin embargo, un acuerdo de mutuo consentimiento no siempre es posible.

Divorcio contencioso

Si no hay acuerdo entre las partes, tendrá que presentar una demanda de divorcio ante un tribunal. El juez decidirá cómo se repartirán las propiedades, así como las responsabilidades parentales, las pensiones alimenticias y otros aspectos financieros. El juez pedirá a ambas partes que comparezcan en una fecha determinada y presenten sus respectivos inventarios (si usted no se presenta, el tribunal se basará en el inventario del otro cónyuge).

El artículo 1397 del Código Civil explica toda la gama de bienes que deben incluirse en un inventario, pero sepa que los inmuebles están incluidos, por supuesto. También debe incluirse cualquier pasivo relativo a un inmueble (deudas, hipotecas, etc.).

El derecho común español considera a los matrimonios como una sociedad de gananciales. La aplicación por defecto de esta ley es que los bienes adquiridos mediante fondos comunes durante el matrimonio deben repartirse al 50%.

El resultado, sin embargo, depende del lugar de residencia (véase más adelante), así como de cualquier circunstancia situacional que requiera medidas provisionales inmediatas.

 

 

Posesión de una vivienda en un divorcio en España: ¿Quién se queda con la casa?

Si en un caso de divorcio contencioso se identifica a uno de los cónyuges como legítimo propietario, eso no significa que pueda vivir en ella o incluso venderla de inmediato.

Del mismo modo, si a ambos cónyuges se les concede el derecho a la propiedad al 50% y a las ganancias de una futura venta, tampoco significa que ambos puedan seguir viviendo allí.

Durante un caso de divorcio contencioso, el juez puede decidir conceder a uno de los cónyuges el derecho a vivir en la propiedad durante un periodo de tiempo determinado. Esto puede ocurrir en las siguientes situaciones:

– Si se concede a la madre la custodia de los hijos implicados en un caso de divorcio, es probable que se le conceda el derecho a vivir en una propiedad independientemente de cuál de los cónyuges sea el legítimo propietario.

– Cuando no hay hijos de por medio, un juez puede conceder la posesión de una casa al cónyuge o pareja no propietaria si se determina que necesita protección (por falta de ingresos, enfermedad o cualquier otra atenuante económica).

– Si hay una hipoteca pendiente, el juez puede conceder el uso de la vivienda a cada uno de los cónyuges por periodos de tiempo alternos.

– En casos excepcionales, si la propiedad lo permite, el juez puede determinar que la casa se divida y se instale un muro.

Cuando no hay hijos de por medio y el inmueble en un divorcio es de propiedad conjunta, el juez esperará a que los cónyuges se pongan de acuerdo sobre su uso. Si no lo consiguen, la vivienda se venderá en subasta pública y los ingresos se dividirán en consecuencia. Esto es desfavorable para ambas partes, ya que la venta será probablemente mucho más baja que el valor de mercado de la vivienda.

En los casos de violencia de género, que en España suele provenir del cónyuge varón, se suele iniciar un proceso judicial y se dicta una orden de alejamiento para que el varón no pueda visitar a la mujer. Independientemente de si el esposo es dueño de la propiedad, es probable que se le conceda la posesión a la esposa y que el hombre no pueda ni siquiera acercarse a ella.

Las leyes de divorcio en España dependen del lugar de residencia

Hay dos formas principales de entender el matrimonio en los tribunales de justicia en España:

– Según el Código Civil español, un matrimonio se considera una sociedad de bienes gananciales.

– En las comunidades autónomas de Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, Navarra, País Vasco y Valencia, el matrimonio se considera una separación de bienes.

Dependiendo del lugar en el que se viva, y del lugar en el que se solicite el divorcio, los resultados pueden ser muy diferentes. Este es el caso predominante cuando no existe un acuerdo mutuo, por lo que la cuestión de cómo dividir los bienes en un divorcio vuelve a depender de la precedencia y la jurisdicción.

Normativa del Código Civil en España: sociedad de bienes gananciales

El Código Civil considera que todas las ganancias, beneficios y bienes que cualquiera de los cónyuges haya adquirido, comprado o heredado antes y durante el matrimonio se convertirán en bienes comunes.

La lista de bienes comunes puede incluir:

– Bienes o activos obtenidos por el trabajo de cualquiera de los cónyuges.

– Cualquier beneficio, ingreso o renta de bienes y activos.

– Los bienes obtenidos con fondos comunes, independientemente de su uso privado.

– Cualquier negocio o empresa creada con fondos comunes.

– Pensiones y cuentas de jubilación.

– La vivienda familiar y cualquier otra propiedad.

Si el código civil se aplica a tu caso de divorcio, prevé que cada cónyuge conserve el 50% de los derechos de propiedad.

Hay excepciones para los bienes privados poseídos antes del matrimonio, los bienes obtenidos durante el matrimonio pero sin pago (por ejemplo, las herencias), los daños personales, el equipo o los bienes necesarios para el comercio o las profesiones, y cualquier ropa y pertenencias personales que no tengan un valor extraordinario.

Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, Navarra, País Vasco y Valencia: separación de bienes

En las comunidades autónomas españolas mencionadas, cada cónyuge conserva los bienes que tiene a su nombre durante un caso de divorcio (salvo que se acuerde lo contrario mediante un convenio).

Cualquiera de los cónyuges es libre de utilizar, vender o alquilar las propiedades que posee. Si los cónyuges desean dividir los derechos de propiedad o los ingresos de una venta, deben registrar la casa a nombre de ambos. Si la propiedad se compró con una proporción desigual de fondos (digamos que un cónyuge pagó el 75% y el otro el 25%) tendrán derecho a ese porcentaje.

Sin embargo, en los casos en los que uno de los cónyuges puede demostrar que compró la propiedad pero está registrada a nombre del otro cónyuge, la ley determina que la propiedad ha sido donada.

Los derechos sólo se dividirán al 50% cuando sea imposible determinar cuál de los cónyuges es el legítimo propietario.

 

 

Preguntas frecuentes: cómo repartir los bienes en un divorcio en España

¿Puedo vender mi casa antes del divorcio?

Siempre que haya mutuo acuerdo, ambas partes pueden vender su vivienda familiar antes o después de que el procedimiento de divorcio haya finalizado. Estoy divorciado y quiero vender mi casa, es posible si hay acuerdo. Para ello, es recomendable realizar una tasación para valorar el precio de mercado de la vivienda.

Cuando el caso de divorcio está en la jurisdicción de la sociedad de gananciales, sería necesario firmar un convenio ante un notario con cualquier acuerdo sobre los derechos de los ingresos de la venta de una propiedad incluida.

Cuando el caso de divorcio se encuentra en la jurisdicción de la sociedad de gananciales, no hay diferencia si una propiedad se vende antes o después del procedimiento de divorcio.

¿Cómo se reparten los bienes al finalizar una pareja de hecho en España?

Los tribunales españoles no se pronuncian sobre los hijos, la manutención o la división de los bienes cuando se pone fin a una unión civil.

Cualquier acuerdo mutuo debe incluir las responsabilidades parentales cuando sea aplicable y los derechos a una propiedad – estos acuerdos deben ser suministrados junto con la solicitud para presentar la terminación de una unión civil.

A diferencia de los divorcios en España, ambas partes de una unión civil deben haber vivido separadas durante al menos seis meses antes de solicitar su terminación.

¿Qué ocurre si mi pareja y yo no estamos casados?

Durante una separación, los miembros de la pareja que deseen obtener derechos sobre una propiedad deben reclamarlos legalmente.

¿Cómo dividir los bienes si no soy residente en España?

No estás obligado a divorciarte en el mismo país donde te casaste. Siempre que tengas vínculos o nacionalidad con un tercer país, puedes solicitar el divorcio allí, independientemente de que tengas o no residencia en España.

Si eres un extranjero residente en España y estás casado con un español, se aplicará la ley española según la jurisdicción en la que solicite el divorcio.

Si un matrimonio es de nacionalidad extranjera pero con residencia en España, puedes presentar la demanda de divorcio en una ley española. Cuando hay un acuerdo mutuo, se aplica la ley española por definición. No obstante, es posible que primero tengas que comprobar si el tribunal español correspondiente acepta tu solicitud.

La normativa europea confirma que puede solicitar el divorcio en España en las siguientes circunstancias adicionales

– Tú y tu cónyuge tuvisteis tu última residencia habitual en España.

– Una de las partes aún tiene residencia en España.

– Tú solicitas el divorcio y tu cónyuge vive en España.

– Si estás solicitando el divorcio y vives en España, o has vivido allí durante al menos un año.

Bcn Advisors es una agencia inmobiliaria líder en Barcelona. Si te preguntas cómo vender mi piso en Barcelona o necesitas asesoramiento sobre la división de una propiedad en el divorcio, no dudes en ponerse en contacto. Descubre en el siguiente enlace más sobre qué comisión se lleva una inmobiliaria al vender una vivienda.