Francisco Nathurmal, CEO y fundador de Bcn Advisors, respondiendo a las preguntas sobre la situación del mercado inmobiliario en Barcelona

De origen Indú, Barcelonés de nacimiento y formado en Estado Unidos, donde vivió durante una docena de años, Francisco Nathurmal ‘Bcn Advisors’,una empresa especializada en el asesoramiento en el Sector Inmobiliario de prestigio. Nos da su punto de vista sobre el particular momento que atraviesa el mercado inmobiliario de nuestra ciudad.

Preguntas sobre la situación de compra de inmuebles

¿Sigue siendo un buen momento para comprar en Barcelona? ¿O ahora lo que toca es vender?

La respuesta es que –aunque parezca paradójico– ahora es un buen momento para comprar, pero también para vender.

¿Cómo se explica eso?

Estamos en viviendo una situación extraordinaria en la que el Euribor esta en dígitos negativos y pueden conseguirse préstamos en condiciones inmejorables, especialmente a plazo fijo (de un 2 a 2,5 por ciento a 30 años).

Y es importante tener presente que la barra libre de dinero a intereses tan bajos se va a acabar. En los próximos años vamos a ver como el Euribor pasa de números negativos a un 1 ó 1,5. Posiblemente ya en 2020. Para el que no sepa qué hacer cuando contrate una hipoteca, lo ideal es que mire de atar una hipoteca a un tipo de interés fijo.
Por otro lado, en Barcelona hay una notable escasez de producto y activos inmobiliarios, que lo convierten en un lugar muy bueno para comprar y invertir.

¿No cree que los riesgos derivados de la situación política local pueden desincentivar las inversiones del exterior?

Esta muy claro que ha habido un antes y un después tras lo que se vivió en octubre del pasado año. No hay duda que esto ha tenido un impacto negativo, especialmente sobre los clientes extranjeros que buscaban invertir o comprar una vivienda en Barcelona.

Esto también supone una ventaja para los inversores y compradores nacionales, ya que los precios de venta se han mantenido y no han seguido subiendo como estaba previsto, imposibilitando a muchos compradores locales comprar en la ciudad.

¿Si se reduce la incertidumbre política subirán?

Recuperarán el diferencial que han perdido como consecuencia de ésta. Habrá que valorar si los riesgos políticos están al alza o, como consideran muchos analistas, han empezado a decaer.
No obstante, con independencia de estos factores políticos, el mercado inmobiliario en Barcelona tiene otros aspectos muy favorables que hay tener en cuenta, además de la falta de oferta que hemos comentado.

En el último lustro, Barcelona se ha convertido en un hub tecnológico de referencia donde se están desarrollando muchos nuevos proyectos y startups. Esto lo vemos en Poble Nou, que se está consolidando como zona pionera para albergar empresas tecnológicas.

Al igual que París y Londres, Barcelona también ha ido creciendo en los últimos años gracias a la emergencia de nuevas zonas que se están revitalizando como Sants, Hospitalet, Clot y Sant Andreu, entre otras.

Evidentemente, un clima óptimo, la oferta gastronómica formidable y, en conjunto, su calidad de vida es otro elemento que preserva el atractivo de la ciudad en el mercado. Y Barcelona continúa siendo una de las capitales del planeta con mayor calidad de vida.

Pues, con el atractivo de la ciudad y esas expectativas, no parece un buen momento para vender tu piso o inmueble en Barcelona… El momento también ofrece ventajas para los vendedores, ya que estos tipos de intereses tan bajos facilitan el acceso de los compradores a una buena financiación, lo que es un factor esencial para la venta de inmuebles que tiene que aprovechar esas condiciones.

“AUNQUE PAREZCA PARADÓJICO, EN EL MERCADO INMOBILIARIO DE BARCELONA, AHORA ES UN BUEN MOMENTO TANTO PARA COMPRAR COMO PARA VENDER.”

¿Cómo cree que evolucionará el mercado inmobiliario en los próximos años?

En mi opinión, veremos desaparecer de la ciudad la especulación, que tanto protagonismo ha tenido en estos años recientes, para situarnos en un marco general de estabilización de precios.

¿Por qué fundó BCN Advisors?

En la segunda mitad de 2005, tras la venta de una compañía que había creado en el sector tecnológico, quise hacer unas inversiones en inmuebles en Barcelona. Para ello contacté con diversos profesionales y me sorprendió que, en general, el servicio era muy deficiente, con poca seriedad y nada de asesoramiento. Yo tenía la experiencia de haber realizado algunas operaciones en Estados Unidos y estaba acostumbrado al sistema americano, con una operativa y servicio muy superior. Y pensé que tenía todo el sentido del mundo que hubiera algo así en Barcelona.

Bcn Advisors nació para ofrecer, principalmente a los extranjeros, un servicio de unas características semejantes a los que reciben en su país, en términos de dedicación, efectividad, asesoramiento, de conocimiento del sector, de in- novación y de selección y presentación de los productos inmobiliarios (desde nuestros inicios, estamos especializados en propiedades de lujo).

Para ello, conformamos un equipo de personas, muchas de las cuales –como yo– no procedían del sector, sino de otros sectores (como el marketing, la economía o tecnología) y que aportaron ideas frescas. Eran los últimos meses de la mejor época del mercado, por lo que la compañía arrancó con éxito y cerrando operaciones muy interesantes. A partir de medio año, se inició la dura crisis que atravesamos.

Aunque todos pagamos las consecuencias de la crisis y las menores oportunidades del mercado, para nosotros fue un buen momento para dar a conocer nuestra filosofía y modo de hacer las cosas.