El mercado inmobiliario de Barcelona se mantiene estable en 2018

La situación política catalana a finales de 2017 afectó a la venta de inmuebles a lo largo de 2018, siendo el primer semestre especialmente lento. Las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que el número total de transacciones de venta en la provincia de Barcelona de Enero a Noviembre de 2018 (últimos datos disponibles) aumentó sólo un 2% en el mismo periodo de 2017, con una media de 4.696 ventas mensuales.

Sin embargo, las ventas de viviendas nuevas registradas por el INE de Enero a Noviembre de 2018 mostraron un aumento más significativo, del 18%, en comparación con el mismo período de 2017. El número de ventas de viviendas nuevas representó el 14% del total de ventas en la provincia de Barcelona de enero a noviembre de 2018, una proporción ligeramente superior a la del mismo periodo del año pasado (13%). Esta cifra sigue siendo significativamente inferior a la del pico del mercado en 2007, cuando las ventas de viviendas nuevas representaron el 39% de las ventas totales de Enero a Noviembre.

Al analizar el valor total de las transacciones de venta en la provincia de Barcelona, las cifras oficiales del Ministerio de Fomento mostraron que el valor total de las ventas de enero a septiembre (últimos datos disponibles) creció un 5% en comparación con el mismo periodo de 2017. El valor total de las transacciones de venta de viviendas nuevas volvió a mostrar un aumento más significativo, creciendo un 18% en comparación con el mismo período de 2017.

La participación extranjera en Barcelona sigue siendo estable, y los últimos datos de la Asociación Española de Registradores muestran que el 8,8% de las ventas totales en la provincia de Barcelona en el tercer trimestre de 2018 fueron realizadas por extranjeros, frente al 5,7% en Madrid. Esta proporción ha sido más o menos constante desde 2013.

Los precios medios de reventa de los inmuebles en la ciudad de Barcelona muestran un ligero incremento anual, del 1,4%, a finales de 2018, y terminan el año en 4.344 euros por metro cuadrado, según el portal inmobiliario líder Idealista. Sin embargo, los precios son en promedio un 40% más altos desde mediados de 2014 – el comienzo de la recuperación de la propiedad.

Los precios medios de dos de los barrios más deseables de la ciudad -Gràcia y Sarrià-Sant Gervasi- han experimentado un incremento mayor, terminando el año con 4.346 euros por metro cuadrado (un incremento anual del 5%) y 5.351 euros por metro cuadrado (un incremento anual del 3%), respectivamente. La zona de Nou Barris es la que registra el mayor incremento interanual (12%), con un precio medio que finaliza el año de 2.491 euros por metro cuadrado. Los precios medios en el distrito central del Eixample se mantuvieron bastante estables, terminando el año con 5.005 euros por metro cuadrado, sólo un 0,5% por encima de los precios medios de finales de 2017. Sin embargo, los precios medios en el muy solicitado Casco Antiguo de Barcelona registraron un descenso, del 3%, terminando el año en 4.434 euros por metro cuadrado.

Los precios medios de alquiler se estabilizaron hacia finales de año, registrando un descenso del 1% a finales de 2018, a 17,3 euros por metro cuadrado. Los precios medios de alquiler en cinco de los diez distritos de la ciudad han disminuido, y sólo han aumentado en Horta Guinardó, Les Corts, Sants-Montjuïc, Sarrià-Sant Gervasi y la prometedora zona de Nou Barris, donde los precios medios han aumentado un 13% hasta alcanzar los 14 euros por metro cuadrado a finales de año.

A pesar de los recientes acontecimientos políticos, el atractivo de Barcelona para los visitantes extranjeros no ha disminuido, ya que las últimas cifras de Aena muestran que algo más de 50 millones de pasajeros llegaron al aeropuerto de Barcelona-El Prat en 2018, un 6% más que en 2017.

“Barcelona sigue siendo un lugar excelente para invertir en propiedades. La ciudad ofrece ahora el mejor rendimiento de alquiler de Europa, superando a ciudades como París y Londres, lo que, combinado con unos tipos de interés bajos y constantes, atrayendo hipotecas de tipo fijo y sus bien documentadas ventajas en cuanto a estilo de vida, hace que Barcelona siga siendo un punto de referencia europeo clave en el sector inmobiliario. Los precios se han mantenido estables durante 2018, lo que sugiere una trayectoria más estable durante 2019 y esto debería dejar de lado los que sugieren que Barcelona se dirige hacia otro escenario de auge y caída”.

Francisco Nathurmal, Consejero Delegado de BCN Advisors