Evolución del mercado inmobiliario en Barcelona 2001-2017

evolución del mercado inmobiliario en Barcelona

Al inicio de este período el mercado inmobiliario barcelonés partía de un precio medio de 2010€/m2, siendo los distritos de mayor prestigio los que superaban esta media: Les Corts y Sarrià-Sant Gervasi , ambos con una media de 2500€/m2 a lo largo de 2001.

Evolución del mercado inmobiliario en la ciudad condal

El incremento de precio/m2 en 2002 comienza a ser estable, a la vez que aumenta a gran escala de manera generalizada, con una media de incremento del 21% anual en toda la ciudad de Barcelona, hasta llegar a 2007, momento en el que sólo sube un 4% y alcanza los 4732€/m2 en lo que sería el comienzo de la recesión.

En Bcn Advisors, observamos en el primer trimestre de 2007 cómo a lo largo del año comienza el descenso general de precio/m2 en toda la ciudad, Eixample incluido, a excepción de la zona alta y Les Corts que resisten hasta 2008 para ir bajando paulatinamente.

Evolución del mercado inmobiliario por zonas de Barcelona

En tiempos de recesión tras el estallido de la burbuja, las estadísticas indican que en la ciudad se produce un descenso en picado de alrededor del 12% (500€/m2) por año, dándose la mayor cifra en distritos céntricos como el Eixample, Ciutat Vella y Sant Martí (-18%) para 2009, seguidos de Sarria-Sant Gervasi y Les Corts (9% y 10% respectivamente).

En el período de 2010-2011 Barcelona desciende tímidamente entre el 5-6%, en lo que para Bcn Advisors parece resultar una época de mayor estabilidad tras la crisis.

datos de evolucion en el mercado inmobiliario

El precio de la vivienda percibe un mayor declive en 2012 (12%), concretamente del -21% en Ciutat Vella, -16% en Sant Martí, -14% en Sarrià-Sant Gervasi y Eixample, -11% en Les Corts, para llegar a 2013 con un descenso del 12% en toda la ciudad.

En 2013 se produce la última caída, un tanto menor (casi 10%) alcanzado el mínimo histórico de este período post-recesión: 3.045€/m2 de media entre todos los distritos.

Los cambios que se dejan ver ya en el primer trimestre de 2014 consisten en un incremento de 25% (+900€/m2) en Ciutat Vella, centro histórico y turístico por excelencia, dándose aquí el mayor crecimiento: de 2648€/m2 a 3541€/m2.

Mientras que los distritos más favorecidos ya comienzan a aumentar su precio 200-300€/m2 al alcanzar 2015 han sido: Sant Martí un 9%, Eixample un 5%; Les Corts y Sarrià-Sant Gervasi aumentan tímidamente un 2%. Sin embargo en los distritos más humildes como Nou Barris o Sant Andreu aún continuarían descendiendo alrededor de 100€/m2 anuales hasta estabilizarse al año siguiente.

Sant Martí, la zona más destacada

Sant Martí es el distrito de bcn que mayor repunte alcanza en 2015 con un aumento de 300€/m2 (3634€/m2 en el primer trimestre), incrementando a lo largo de 2016 progresivamente, y sumando 800€/m2 hasta la cota máxima en el segundo trimestre de 2017 (4231€/m2).

Es en 2016 cuando el crecimiento deja de ser tímido, con un aumento del 8,7% en Sarrià-Sant Gervasi, 6,7% en Les Corts, 7,9% en Ciutat Vella, 7,4% en Eixample e incluso Sants-Montjuic con un 7,5% y sólo un 3% en Gracia, mientras que Nou Barris, Sant Andreu y Horta-Guinardó prácticamente continúan tal como se encontraban.

Ha sido en el este último año donde el precio/m2 ha crecido con mayor intensidad en Barcelona, de media un 15%, situándose en 4123€/m2 en el primer trimestre.

El mayor incremento se ha dado en Sant Martí (19%), seguido de cerca por Sants-Montjuic (18,9%), Ciutat Vella (14%), Sant Gervasi (13%) y Les Corts (12,5%). Nou Barris, Sant Andreu y Horta también se han visto dilatados sus precios pero en menor medida (7-8%).

Últimos meses de la evolución del mercado

La evolución de los últimos meses de 2016 hasta mediados de 2017 apunta, según Bcn Advisors, a una previsión de continuo incremento. Factores como el crecimiento del acceso al crédito por parte de los ciudadanos-actualmente 22% anual- o el stock de deuda en tasas positivas, datos que no se daban desde la época previa al estallido de la burbuja del crédito, la inestabilidad en determinados países, o el Brexit, han generado falta de confianza por parte del perfil inversor, que decide optar por lugares más emergentes.

Fuente: Departament d’Estadística del Ajuntament de Barcelona