El mercado de alquileres en Barcelona 2018

La fama de Barcelona está bien documentada. Desde los Juegos Olímpicos de 1992, la capital catalana no ha mirado atrás. La transformación hizo de la ciudad una ciudad única: un resort urbano progresivo con una envidiable calidad de vida, una cultura vibrante, una floreciente escena gastronómica y, más recientemente, un creciente centro de negocios.

La comunidad internacional tomó nota. Querían una parte de la acción, sobre todo acaudalados y emprendedores europeos del norte que pudieran trabajar a distancia, y son los cerebros de numerosas start-ups innovadoras de Barcelona. Incluso a lo largo de la crisis económica, siguió habiendo una afluencia constante de extranjeros a la ciudad. A principios de 2018 las cifras oficiales de Bcn.cat sugieren que los extranjeros representan casi el 18,5% de la población de la ciudad. En 2000 esa cifra era del 3,5%.

Todo ello ha supuesto una gran noticia para la economía barcelonesa. Los propietarios, en particular, se han beneficiado de la continua demanda de viviendas de alquiler de calidad y céntricas. Desde el segundo trimestre de 2013, cuando los precios de los alquileres tocaron fondo, hasta el tercer trimestre de 2017, cuando los precios alcanzaron un máximo, los alquileres en Barcelona crecieron de 11,4 euros por metro cuadrado a 18,3 euros por metro cuadrado, un aumento del 38%.
Sin embargo, las últimas cifras publicadas por el portal inmobiliario Idealista muestran que los precios de alquiler en el segundo trimestre de 2018 cayeron en comparación con el primer trimestre de 2018 -de 17,6 €/m2 a 17,2 €/m2 – y han bajado un 5,9% desde el máximo del tercer trimestre de 2017.
En términos interanuales hasta el segundo trimestre de 2018, la mayor caída de los precios de alquiler se observa en zonas populares entre los extranjeros como el Eixample (-4,9%). Casco Antiguo (-5,2%), Gracia (-7,3%) y Sant Martí, que incluye Diagonal Mar (-4,3%). En general, la renta media de la ciudad de Barcelona se redujo un 3,4%.

Entonces, ¿por qué es esto?

“Al igual que los precios de venta, los precios de alquiler en Barcelona se han reajustado en los últimos meses. La persistencia de los bajos tipos de interés y los buenos rendimientos de alquiler hacen que se alquilen más viviendas, lo que hace que los alquileres sean más competitivos”, explica Francisco Nathurmal, CEO de BCN Advisors. “Es simple economía. El aumento de la oferta está haciendo un mejor trabajo para satisfacer la demanda. En comparación con otras ciudades del norte de Europa, Barcelona todavía tiene precios de alquiler relativamente bajos y las propiedades son relativamente asequibles”.

Se espera que tanto la demanda como la oferta de viviendas de alquiler aumenten durante el resto de 2018 y más allá, manteniendo los precios estables o incluso que se produzcan nuevas caídas. Gran parte de la demanda de viviendas se espera que provenga de los empleados de las empresas FinTech que recientemente han elegido tener una base en Barcelona – Amazon, Microsoft, Faecbook, Nestlé y Siemens ahora todos tienen presencia en la ciudad.

El mercado de la reubicación también está creciendo a medida que la forma de trabajar de las personas sigue cambiando. Muchas familias están optando por hacer de Barcelona su hogar, pero pueden obtener sus ingresos en otros lugares a través de la ominente “oficina virtual”. Si es necesario viajar, Barcelona es una puerta de entrada al resto de Europa gracias a su aeropuerto internacional bien comunicado y a sus eficientes conexiones ferroviarias de gran alcance.

En cuanto a la oferta de viviendas, gran parte de la misma procederá del alquiler de viviendas nuevas tanto en zonas prime como periféricas de Barcelona.
Según el Instituto Nacional de Estadística de España (INE), las ventas de viviendas nuevas en el conjunto del año 2017 registraron un incremento anual del 18% y muchos de estos inversores han optado por alquilar sus nuevas propiedades a largo plazo, ya que la moratoria sobre los alquileres a corto plazo continúa.